Usted está aquí

81 años de historia al servicio de Colombia

solapa horizontal

Articulo
Los pasillos del Hospital Militar Central han sido testigos de la historia de un país que, con más de 50 años de conflicto armado, aún guarda la esperanza de transformarse y poder vivir en paz.

Nuestra Institución ha presenciado los momentos álgidos de la guerra, ha sido testigo día a día de la llegada de militares heridos en cumplimiento de su deber, todos ellos provenientes de las zonas más complicadas de Colombia. Jóvenes que arriesgaron su vida lejos de su familia y en pro de nuestra Patria cada día, con su espíritu fortalecido, armados de valor y con la frente en alto, trabajaron en su recuperación con la convicción que valía la pena empezar de nuevo y hoy, gracias al acompañamiento y a la atención integral que han prestado los profesionales del Hospital estas consecuencias de la guerra en algunos casos se han logrado aliviar o minimizar. 

Homenajear a los Héroes del país es también enaltecer la patriótica labor que cumple el personal de la Salud en su quehacer diario por mantener y preservar sus vidas. Fue así y bajo esta filosofía, como el Maestro José Eduardo Ordóñez Ordóñez, junto a sus hijos, el Coronel Armando Ordóñez Santacruz y el Arquitecto David Ordóñez Santacruz deciden hacer un monumento que representara el valor de aquellos hombres y mujeres que entregan su vida a Colombia. 

Este reconocimiento se consolida a finales de 2003, bajo la Escultura “Soldado Herido”, en el Pabellón de los Héroes del triángulo central en el sexto piso del Hospital Militar Central, que nos recuerda a ese profesional al lado de su paciente aun en la batalla. Desde ese momento, y hasta mediados de 2017, el sexto piso del Hospital Militar Central fue reconocido como el piso donde se recuperaban todos los Héroes de Colombia, Militares activos que por el conflicto, enfermedades o accidentes tenían la necesidad de ser hospitalizados. 

Hoy el monumento “Soldado Herido” yace en el primer piso del Hospital, donde todas las personas que ingresan a la Institución pueden verlo, junto a los escudos de las Fuerzas Militares que defienden a Colombia por tierra, mar y aire. 

El Hospital ha sido testigo de este compromiso, algunas veces acompañado con lágrimas de tristeza, y otras de alegría por el deber cumplido, y entonces ¿cómo no recordar las últimas frases de nuestra Oración Patria? 

“Ser Soldado tuyo en la mayor de mis glorias, mi ambición más grande es la de llevar con honor el título de Colombiano y llegado el caso Morir por defenderte”. 

Colombia se transforma y el Hospital también

La disminución en la recepción de pacientes víctimas de la guerra se empezó a registrar en el 2011, cuando para ese momento el Hospital recibía en el servicio de trauma un total de 424 heridos en promedio anual, generando un cambio en la visión de la Institución al cerrar el año 2017 con 35 heridos en combate. 

El Hospital Militar durante años ha sido el líder en la atención al trauma de guerra como consecuencia del conflicto nacional, que cumple más de 50 años, y en este periodo los profesionales que prestan sus servicios a los Héroes del país obtuvieron experiencia y conocimiento incomparable con otros lugares del mundo. Hoy, esas lecciones aprendidas, no solo son implementadas para la atención de otros tipos de trauma y enfermedades consecuentes del conflicto, también son compartidas con otras instituciones a nivel global para la formación en la atención de los profesionales a nivel nacional e internacional. 

Esta disminución en el número de heridos víctimas de minas, también sirvió para que el Hospital ampliara sus horizontes y con el propósito de acercar sus servicios a los Héroes que viven fuera de Bogotá, creara el Programa de Atención Descentralizada al Paciente Amputado, que, desde el 2015, lleva a los profesionales del servicio de prótesis y amputados a las diferentes ciudades de Colombia con el fin de mantener su calidad de vida mediante el mantenimiento, cambio de prótesis y selección de las mismas de acuerdo a sus actividades cotidianas. 

Para lograr este objetivo, el Hospital en un primer momento generó un convenio con el SENA para certificar a los técnicos protesistas del laboratorio, algunos de ellos también usuarios de estas prótesis. En el año 2017, el laboratorio obtuvo la certificación de Invima, la cual asegura que las prótesis entregadas por la Entidad cuentan con la más alta calidad. 
Esta descentralización hacia las diferentes ciudades, también ha acompañado la Ruta del Servicio del Ministerio de Defensa, desarrollando sus actividades en el Carro Taller del Hospital, permitiendo la entrega de cerca de 1.753 prótesis nuevas en todo el país. 

El Hospital Militar Central como reserva estratégica del país está preparado para brindar la atención necesaria a los usuarios del Subsistema de Salud de las Fuerzas Militares en momentos de paz y de guerra, asegurando a sus usuarios una atención de alta calidad, para lo cual trabaja en los nuevos procesos de habilitación y acreditación.

Hoy en su aniversario 81, el Hospital Militar Central es una Institución de salud de alta complejidad, autosostenible, que brinda atención especializada e integral, cuyo valor está basado en la humanización, seguridad y oportunidad, y sus servicios están centrados en el paciente y su familia.

Clic para ver el video