Usted está aquí

Hospital Militar se une a la Campaña Mundial en el Día de la Prevención al Suicidio

solapa horizontal

Articulo
Siendo la salud mental uno de los enfoques fundamentales para el Hospital Militar Central, la Entidad se une a la Campaña Mundial “Trabajando Juntos para la Prevención del Suicidio” hoy 10 de septiembre: Día Mundial de la Prevención al Suicidio.

El Hospital Militar Central convoca a los usuarios y sus familias a participar del Facebook Live que se llevará a cabo el miércoles 12 de septiembre a las 9:30 am con la Dra. Eliana Mayora Fonseca, Especialista en Psiquiatría de la Entidad y miembro del Instituto Colombiano del Sistema Nervioso – Clínica Montserrat.

Cifras sobre el suicidio en Colombia

En Colombia, se estima que la frecuencia del intento de suicidio es 20 veces mayor que la del suicidio consumado. Según información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la población general mayor de 15 años, la prevalencia de las tentativas es de entre un 3 al 5 %; en el grupo de edad de 15 – 34 años, se registra el mayor número de intentos de suicidio.

En los 10 años comprendidos entre 2008 y 2017, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses tuvo conocimiento de 19.977 suicidios ocurridos en el país, donde fue mayor el deceso de hombres (81,49 %), ya que por cada 44 hombres, 10 mujeres que se quitaron la vida.

¿Qué situaciones pueden llevar al suicidio?

Los factores de riesgo pueden son de tipo económico, cultural, familiar, relacional, biológico, psicológico y algunos trastornos mentales, como la depresión y la esquizofrenia, que convergen en la conducta suicida. Estudios recientes también han vinculado el bullying, la victimización por intimidación y la perpetración, el acoso cibernético y el estado de minoría sexual con la ideación y los comportamientos suicidas entre los jóvenes.

Teniendo en cuenta que el suicidio es un fenómeno multicausal, se requiere fortalecer la capacitación a los profesores, personal de salud, padres de familia, líderes comunitarios y estudiantes para que adquieran habilidades para sospechar, identificar, tratar y utilizar las redes de apoyo pertinentes cuando se detectan eventos de acoso escolar, ciberacoso o enfermedades mentales como la depresión, que pueden detonar el suicidio.

¿Cómo prevenir el Suicidio?

Es importante que la persona cuente con estos factores de protectores a la conducta suicida, como contar con la presencia de una red sólida de apoyo social y familiar, la participación activa en la comunidad o en la sociedad, un acceso a servicios terapéuticos y de índole psicosocial, buenas habilidades interpersonales y de resolución de problemas, alto grado de autocontrol y de expectativas de autoeficacia, manejo adecuado de los eventos vitales estresantes, tratamiento de las alteraciones psicológicas subyacentes y creencias y valores que favorecen la búsqueda de apoyo o rechazan el suicidio.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

  • Intentos suicidas previos
  • Muerte reciente de algún familiar o allegado
  • Historia de suicidio en la familia
  • Víctima de violencia, bullying o abuso
  • Sufrir una pérdida importante: trabajo, divorcio o separación
  • Padecer una enfermedad grave, dolor o cansancio crónico

Existen alertas verbales a las que se debe prestar atención:

  • Frases que indiquen que esa persona se siente como una carga sobre los demás, como: “Todos están mejor sin mí” o “No tendrán que lidiar conmigo”.
  • Señales que indiquen que esa persona se siente que nadie se preocupa por ella ni la comprende: “A nadie le importa lo que me suceda”, “Nadie me comprende” o “¡Simplemente no me entiendes!”.
  • Si la persona indica que no tiene sentido vivir: “No tengo ninguna razón para vivir”, “Estoy tan cansado de vivir”.
  • Presta atención si dice algo desesperanzador, como “Es demasiado tarde, ya no puedo seguir adelante”, “No hay nada más que hacer”, “¿Qué sentido tiene?”, “Solo quiero detener este dolor”.

Prestar atención a las emociones:

  • Si la persona no expresa sus sentimientos es importante preguntarle por ellos
  • Si la persona ha expresado sensación de fracaso personal, desesperanza o culpa
  • Si la persona parece deprimida, ansiosa o abrumada
  • Si llora demasiado, está de mal humor o irritable todo el tiempo
  • Si se molesta por cosas que no le importaban anteriormente

Se debe tener en cuenta que a veces las personas podrían verse más tranquilas y felices de lo normal, pero quizás estén esperando con ansias terminar su dolor y sufrimiento, por esto es importante prestar atención a los cambios en su comportamiento.

¿Cuáles son las señales de advertencia?

  • Si la persona habla, lee o escribe sobre la muerte o el suicidio.
  • Si se ve desinteresada en actividades que le gustaba: ¿Ha dejado de participar en algunas actividades que realizaba anteriormente?
  • Si la persona empieza a regalar sus pertenencias, en especial los artículos de valor, sin ninguna razón es una señal de que alguien podría estar considerando suicidarse.
  • Si compra armas, píldoras o suele ir a lugares elevados como puentes o azoteas etc. son señales de que alguien podría estar planeando suicidarse.

¿Qué se debe hacer ante estas circunstancias?

  • No hay que dejar sola a la persona, es necesario que se sienta acompañada
  • No hacerle sentir culpable
  • No desestimar sus sentimientos, señalándole que los pensamientos y deseos de suicidio siempre son temporales.
  • Expresarle apoyo y comprensión
  • Permitirle expresar sus sentimientos
  • Evitar el acceso a instrumentos que puedan servir para realizar el acto suicida
  • Apoyarle para que sea atendido un profesional de la salud mental o un centro sanitario

 

Servicio de Psiquiatría 

Área de Comunicaciones y Relaciones Públicas

Hospital Militar Central