Usted está aquí

Osteosarcoma, la clave es la detección temprana

solapa horizontal

Articulo
Entre el 15 y 20 % de pacientes con Osteosarcoma tendrán metástasis para cuando sea diagnosticada la enfermedad, por esto, promover la detección temprana se ha convertido en el compromiso del Hospital Militar

Los sarcomas óseos son un tipo de cáncer que representa el 6 % de todas las causas de cáncer infantil; es el tumor maligno primario de hueso más frecuente en la edad pediátrica y tiene una manifestación bimodal en la adolescencia (con un pico de mayor incidencia entre 10 y 14 años) y en adultos mayores de 65 años.

La causa del osteosarcoma sigue siendo desconocida y se consideran por tanto espontaneo o primario. Un pequeño número de tumores a los que se les puede atribuir factores conocidos que predisponen a la transformación neoplásica reciben el nombre de osteosarcomas secundarios, estas condiciones son: la enfermedad de Paget del hueso, el infarto óseo, la displasia fibrosa, la radiación ionizante externa y la ingestión de sustancias radiactivas, entre otras, las cuales se asocian más con sarcomas de adultos.

Aproximadamente el 85 % de los osteosarcomas se localizan en la región metafisiaria de los huesos largos, siendo el fémur distal, la tibia proximal y el húmero proximal los huesos comúnmente enfermos; sólo el 1.5% de ellos compromete el esqueleto axial y la pelvis. 

¿Cuáles son los síntomas? 

La mayoría de los pacientes con osteosarcoma presentan dolor localizado, generalmente de varios meses de duración y fatiga a razón del mismo. La aparición de dolor súbito severo está asociada con fractura patológica y a menudo existe el antecedente previo de traumatismo sobre la zona, lo cual conlleva al descubrimiento de la lesión. 

El hallazgo más importante al examen físico es una masa de partes blandas, que a menudo es grande y sensible a la palpación. 

¿Cómo se diagnóstica?

El diagnóstico definitivo se hace con la presencia de matriz osteoide calcificada del espécimen obtenido de una biopsia con técnica apropiada por cirujano entrenado. 

Una vez establecido el diagnóstico de un osteosarcoma, la evaluación de estadificación debe incluir imágenes por resonancia magnética (IRM) de toda la longitud del hueso involucrado, tomografía computarizada (TC) del tórax, y gammagrafía ósea.

¿Cuál es el tratamiento?

Es necesario un tratamiento a través de un equipo multidisciplinar perfectamente coordinado. Las modernas terapias, además de aumentar la supervivencia hasta un 60 – 70 %, con el advenimiento de la quimioterapia sistémica, también han permitido la práctica de cirugías conservadoras en la mayoría de los pacientes. 

El tratamiento estándar del osteosarcoma incluye un control local quirúrgico del tumor primario, con cirugía radical o con preservación de la extremidad; control de enfermedad metastásica clínica y subclínica y la administración de poliquimioterapia pre y postoperatoria con regímenes únicos o combinados. 

Es necesario un seguimiento periódico para evaluar la condición de la enfermedad, las complicaciones asociadas con la terapia y la integración a las diferentes actividades.

Por: Iliana De Los Reyes Valencia - Oncóloga Pediatra Hospital Militar Central